Infinite

Infinite

Infinite | 2020
27 de octubre de 2021
En el futuri existen dos ‘facciones’ de seres humanos en donde el pasado y las reencarnaciones les enfrentan. Por un lado, los que piensan que es una maldición, y por otro los que utilizan esa capacidad para hacer el bien. El problema está cuando en una facción aparece un hombre que desea destruir toda la humanidad para que no exista la reencarnación.

La irregular trayectoria de Antoine Fuqua detrás de las cámaras nos deja, en ocasiones, cintas aceptables alternadas con cintas menos afortunadas. Infinite es una de sus obras más flojas, posiblemente junto al ‘remake’ innecesario que perpetró de Los siete magníficos (2016). El resto de su trayectoria se resume en una suerte de películas de acción bien ejecutadas y con mucho entretenimiento, sin importar siquiera que los personajes tengan un fondo o no. Fuqua conoce bastante bien los mecanismos de un género tan exitoso y los pone en práctica con solvencia.

Pero el principal defecto de Infinite es que se quiere tomar en serio la historia y, desgraciadamente no es posible teniendo los elementos y el reparto con el que cuentas. Fuqua vuelve a trabajar con Mark Wahlberg, a quien ya dirigió en Shooter: El tirador (2007) un más que entretenido thriller de acción con cierto aroma de películas de los noventa. Pero esta nueva colaboración no termina de llenar, y vuelve a dejar claro que la interpretación de Wahlberg es bastante limitada. Si buscamos alguna cinta de estética similar, podemos irnos al Wanted (2008) de Bekmambetov.

La película coge la base de la novela de Erik Maikranz ‘The Reencarnation Papers’, con una historia bastante diferente a lo que muestra la película. Mientras en la novela el protagonista debe demostrar que es uno de los hombres que posee el don de la reencarnación, en la película directamente se pasa de puntillas por esto. Y es que Infinite tiene un serio problema con sus personajes, están tan mal desarrollados que nos importa bastante poco lo que les pase.

Mark Wahlberg.

Está escrita por Ian Shorr, autor del guion de la película de terror Splinter (Toby Wilkins, 2008) y de algún episodio de la serie Training Day (sí, basada en la película del mismo Fuqua), donde posiblemente fue conocido por el propio director. Salvo el rol de Chiwetel Ejiofor, el villano de la función, el resto de los personajes están vacíos y no hay prácticamente desarrollo alguno sobre ellos, a pesar de tratarse de una historia en donde el pasado tiene un peso importante. Hay pequeños detalles, pinceladas… pero no las suficientes como para que nos interesemos por ellos.

Pero donde realmente despunta la cinta es en las escenas de acción. Fuqua sabe manejarla muy bien y no dudaremos en alabarlas, a pesar de el uso desmesurado en su tramo final, de CGI. Pero una cinta de acción no puede/debe sostenerse únicamente en la acción física, sino que debe querer ir un poco más allá, o al menos proporcionarnos personajes con los que simpaticemos. Aquí no hay nada de eso.

Es un ejercicio, además, bastante impersonal, que en manos de otro habría supuesto un producto de igual calidad/estilo. No hay detalles que nos hagan pensar que Fuqua está detrás (también es cierto que no es un director con un sello muy marcado).

A pesar de títulos tan notables como Training Day (Día de entrenamiento) (2001), incluso Lágrimas del sol (2003) y la ‘duología’ de The Equalizer, Fuqua se desmorona cuando se trata de historias algo más complejas y con personajes que necesitan un tratamiento más interesante, no sólo que queden bien en pantalla.

Flojísima propuesta que sólo se sustenta en la acción, con una historia que podría dar más de sí (un mal endémico que parece estar esparciéndose últimamente en Hollywood) pero que se limita a que las escenas más movidas, queden espectaculares y ya.

¿Por qué no se estrenó en cines?

Otro título que ha sufrido varios retrasos por culpa de la pandemia. Con su reparto, quizá estaba llamada a hacer una buena taquilla, pero parece ser que Paramount no las tenía todas consigo y decidió venderle los derechos a amazon.

¿Cómo se puede ver?

Sólo a través de la plataforma de amazon, ‘prime video’.

Una película vacía, con acción correcta pero sin alma alguna.
2

+Info
Dirección
Antoine Fuqua
Guion
(sobre la novela de Eric Maikranz)
Ian Shorr
Dirección de fotografía
Mauro Fiore
Música
Harry Gregson-Williams
Montaje
Conrad Buff
Formato
2.39:1
Nacionalidad
USA
Duración
116 minutos
Distribución
Paramount Pictures
En la red

''
Te puede interesar