West Side Story

West Side Story

West Side Story | 2021
30 de marzo de 2022
Nos encontramos en Nueva York, finales de los años 50, concretamente en el barrio de West Side. Allí se disputan el poder dos bandas rivales, los Jets y los Sharks. Tony y María son de bandas rivales, pero el amor no tiene barreras.

En 1961, el director Robert Wise se atreve a trasladar a la gran pantalla, el musical de Jerome Robbins West Side Story, basado a su vez en el libro de Arthur Laurents. Una película que marcó el género musical, se convirtió en un clásico y consiguió nada más y nada menos que diez Oscar.

Han tenido que pasar sesenta años para que otro director, también con bastantes tablas como las tenía Wise cuando la dirigió, tomase aquel musical y lo (re)adaptase a los tiempos que corren, heredando mucho del tono de aquella primera película, una puesta en escena prácticamente intachable y una realización soberbia. No hay duda de que Spielberg sabía donde se metía cuando decidió lanzarse a esta cruzada.

Spielberg nunca ha sido de hacer ‘remakes’, tan sólo cuenta en su filmografía con dos, contando el que nos atañe. Su visión de West Side Story sin duda es una vuelta más que, sin aportar nada nuevo a la historia (la respeta absolutamente) nos ofrece una versión especialmente colorista, con una fotografía apabullante, soberbia y colorista, con una puesta en escena cuidada y una dirección de producción maravillosa. Sabemos cómo trabaja el director y su visión es un verdadero disfrute para los ojos y oídos.

Respetando todas las canciones y con unas coreografías espectaculares (obra de Justin Peck, muy inspirado en las originales de Robbins), la película saca a la calle la historia, con espectaculares escenas exteriores, increíbles movimientos de cámara que aportan a cada escena/secuencia, un dinamismo y un ritmo realmente sorprendente.

Ariana DeBose y David Alvarez.

El especial manejo de la luz (Kaminski recurrió al uso de lentes específicas para darle a la película la textura de una cinta de los años sesenta), el color o la puesta en escena, hacen de esta visión de West Side Story toda una experiencia.

Al margen del soberbio nivel técnico que desprende la película, la película trata temas que, incluso hoy en día podrían seguir vigentes, tales como la inmigración, el racismo, el despertar del amor, la búsqueda del mítico sueño americano.

Donde quizá se descuelgue más la película en cuanto a alabanzas sea en el apartado del reparto. Nada que objetar con la presencia de Ariana DeBose, que siempre eclipsa a cualquier personaje, ya sea bailando o no. No sucede lo mismo con la pareja protagonista, Ansel Elgort y la debutante Rachel Zegler, cuya química en la gran pantalla no termina de ser la que uno espera, tampoco es que Richard Beymer y Nathalie Wood la tuvieran en demasía, pero algo más si se notaba. El hecho de que los secundarios resulten más interesantes que los propios protagonistas, como es el caso, no es buena señal.

La película tiene un pequeño bajón de ritmo hacia su tramo final, pero eso no ensombrece en absoluto una obra redonda, espectacular, muy bien dirigida, bien interpretada y que, a pesar de que tiene una buena, podría haber caído en una mera copia. Spielberg eleva la historia y la otorga una nueva dimensión.

Espectacular obra a la que Spielberg otorga una nueva dimensión.
9

+Info
Dirección
Steven Spielberg
Guion
(sobre el libro de Arthur Laurents)
Tony Kushner
Dirección de fotografía
Janusz Kaminski
Música
Leonard Bernstein, David Newman
Montaje
Michael Kahn, Sarah Broshar
Formato
2.39:1
Nacionalidad
USA
Duración
156 minutos
Distribución
20th Century Fox
En la red

''
Te puede interesar