El juicio de los 7 de Chicago

El juicio de los 7 de Chicago

The Trial of the Chicago 7 | 2020
19 de abril de 2021
En 1968, en la ciudad de Chicago, se produce la Convención Anual Demócrata y al mismo tiempo varios grupos de jóvenes se concentran en el lugar para pedir al gobierno que cese su actividad en la Guerra de Vietnam. Un caldo de cultivo que termina con diversas protestas y altercados.

Segunda película del guionista Aaron Sorkin como director, tras Molly’s Game (2017) que, al igual que la que nos ocupa, tiene unos cimientos auténticos. El juicio de los 7 de Chicago es una película bastante interesante de ver, que mezcla muy bien diversos aspectos de la sociedad americana de finales de los sesenta, con una dura crítica al sistema judicial norteamericano. Sorkin no ha sido el primero en mostrarse incisivo con ello, pero la minuciosa labor que hay detrás de El juicio de los 7 de Chicago, sin duda merecen un aplauso.

Que Aaron Sorkin es uno de los guionistas más reputados del panorama actual del cine, es algo realmente innegable. Su paso por las series El ala oeste de la Casa Blanca (1999) o The Newsroom (2012), así como el Oscar obtenido por el guion de La red social (David Fincher, 2010) le han hecho ser considerado como un peso pesado en la industria. Cualquier guion que toque, es sinónimo de calidad (con permiso de David Simon, seguramente para algunos).

Su trabajo en El juicio de los 7 de Chicago es prácticamente impecable a nivel de diálogos. La película tiene un ritmo muy bien administrado, en donde prácticamente todo pasa de forma muy veraz y ágil. Funcionan a todos los niveles, los elementos que el propio Sorkin dispone en cada una de las secuencias, aunque el tramo final si que puede resultar algo denso. Seguramente a la película le sobran unos quince o veinte minutos.

El juicio de los 7 de Chicago.

A Sorkin no parece importarle el hecho en sí sobre el que gira al juicio, sino que va más allá y decide preocuparse por las consecuencias para los personajes, le interesa el juicio, el punto de vista de la justicia y de cómo ésta interpreta los hechos desde un punto de vista político. Es evidente que la película es una cinta de denuncia, al margen de otras connotaciones.

De todo el maravilloso reparto, quizá destacaríamos cuatro personajes, una pareja por cada “bando”. Por un lado, la justicia, aquí reflejada en dos personajes tan diferentes, pero a la vez tan parecidos como son el de Joseph Gordon-Levitt (ese joven que aspira a renovar la justicia con sus nuevas ideas, pero sin traicionar al sistema) y por otro lado el de Mark Rylance (incomprensible su ausencia en las nominaciones de grandes premios), como reflejo de ese abogado que se ha pateado multitud de juicios y que claramente ve las intenciones de la administración. Una persona bastante decepcionada con la sociedad.

En el banquillo de los acusados tenemos a Tom Hayden (con el rostro del siempre efectivo Eddie Redmayne), un idealista, erigido como el “líder” de los siete. Un joven absolutamente comprometido con su causa, un luchador. Y por otro lado a Abbie Hoffman (Sacha Baron Cohen) un ‘hippie’ que, sin embargo, tiene bastante bien colocada la cabeza. Al principio genera simpatía por su sentido del humor (no olvidemos que Hoffman se dedicaba también a las “stand up”), pero que poco a poco conquista al público. La interpretación de Cohen también es digna de destacar.

El juicio de los 7 de Chicago es una película muy interesante, rodada con buen pulso, con un buen reparto, muy bien escrita y que, a pesar de su excesivo metraje, cuenta muy bien un relato oscuro para la justicia norteamericana.

Una combinación maravillosa de buen reparto y mejor guión.
8

+Info
Dirección
Aaron Sorkin
Guion
Aaron Sorkin
Dirección de fotografía
Phedon Papamichael
Música
Daniel Pemberton
Montaje
Alan Baumgarten
Formato
2.39:1
Nacionalidad
USA, Reino Unido, India
Duración
129 minutos
Distribución
Netflix
En la red

''
Te puede interesar