Háblame

Háblame

Talk to Me | 2023
19 de septiembre de 2023
Mia es una joven que ha perdido a su madre. Una noche, sale con su mejor amiga y experimenta un extraño viaje cuando toca un amuleto con forma de mano. A partir de entonces, la vida de Mia empieza a convertirse en un particular infierno.

Salidos de la televisión, más concretamente del programa RackaRacka (2013) en donde daban rienda suelta a su imaginación, con episodios llenos de violencia y desmadre, los hermanos Phillippou (Danny y Michael, gemelos) dan el gran salto a Hollywood con esta cinta de terror que, sin salvarse de los clichés, al menos resulta entretenida, que a día de hoy y al género del terror, es lo menos que se le puede pedir.

Si uno ve algunos de los episodios de la serie de los Phillippou, enseguida sabe que una comedia o un drama no podría ser su primera película. Háblame tiene todos los ingredientes que un director querría tener en su primera película dentro del género de terror: un reparto competente, una historia que engancha, una buena atmósfera y violencia sin censura. Estos elementos podrían ser, a grandes rasgos, los ingredientes de esta película que, sin destacar en demasiadas cosas, al menos logra uno de los cometidos mínimos exigibles, el de entretener.

El cine de terror hace tiempo que no parece reinventarse. Pero sí que hay algo que apunta alto, y es la necesidad (cada vez más, aunque antes también estaba pero en menor medida) de aportar a las películas, un trasfondo dramático que, de alguna manera, le otorgue algo de realismo a la historia y con ellos haga “sufrir” más al público.

Pero empecemos por el principio. El reparto de Háblame resulta prácticamente desconocido. Posiblemente sólo nos suele el rostro de Miranda Otto, aquella que fuera la dama Eowyn en la trilogía de El señor de los anillos (por cierto aquí también produce). Pero la idea de coger un elenco desconocido permite al espectador estar más cerca de los personajes, puesto que no los identifica con otros papeles. Aquí un punto para los hermanos Phillippou.

Sophie Wilde.

La historia engancha, genera interés, está bien construida y tiene unos cuantos detalles por debajo que la salvan, posiblemente, de habérsela dado en su intento de convertirse en un producto innovador, que no lo es, pero tampoco es del montón. El trasfondo sobre la pérdida de un ser querido, el refugio en los amigos (atentos al rol que juegan los adultos en la historia) e incluso esa imperiosa necesidad de la juventud de sentirse parte de algo. Y es que Háblame tiene un retrato bastante fiel de esa etapa en la actualidad con el uso de las redes sociales, los móviles… Podrían estar hablando incluso de una cinta sobre la iniciación a las drogas.

Una de las bazas más interesante que tiene esta película, sin duda es su atmósfera. Una desasosegante combinación de escenarios, situaciones (muchas juegan en lugares comunes, pero no pasa nada) y un buen uso del sonido, que confluyen en secuencias realmente inquietantes.

Y cierra la lista de ingredientes, el uso de la violencia sin censura. Los hermanos Phillippou, como comentamos antes, apuntaban maneras a la hora de tocar la violencia. Aquí hay algunas escenas grimosas y aterradoras a nivel visual. Siempre jugando en los límites sin llegar a resultar excesivamente desagradables. Pero no nos llevemos la idea de que Háblame es una película sangrienta, porque no es así.

Una historia que deambula entre el mundo de los vivos y el de los muertos, con una dirección solvente (sorprende quizá que sea una primera obra), un reparto correcto. Pero sobre todo los elementos que acompañan a la historia están muy bien elegidos y muy bien combinados, que es lo que hace que Háblame resulte inquietante en muchos momentos.

Como curiosidad, al menos me lo parece, Daley Pearson, artífice de la idea original/concepto de Háblame, es uno de los productores de Bluey (2018), una de las series infantiles más interesantes de los últimos años.

De todo lo que tiene esta "trauma-historia", no hay duda de que su atmósfera es lo más interesante.
6

+Info
Dirección
Danny Philippou, Michael Philippou
Guion
Danny Philippou, Bill Hinzman
Dirección de fotografía
Aaron McLisky
Música
Cornel Wilczek
Montaje
Geoff Lamb
Formato
2.39:1
Nacionalidad
Australia, Reino Unido
Duración
95 minutos
Distribución
Diamond Films
En la red

''
Te puede interesar