Men

Men

Men | 2022
12 de noviembre de 2022
Men nos cuenta la historia de Harper, una mujer que tras una golpe en su vida, decide irse unos días a una pequeña casa de un pueblo perdido. Allí busca tranquilidad, pero lo que la espera es un extraño viaje hacia sus miedos y dramas.

Entrar en el universo particular de Alex Garland no entiende de grises. Su particular cine o te gusta o te aborrece, cuesta demasiado escoger un “bueno, tiene algo”. Con sólo tres películas como director, aunque un buen puñado como guionista, Garland (Londres, 1970) no deja indiferente nunca, tanto para bien como para mal.

Parece que Garland ha sabido situar bien en el tiempo, la historia de Men, una película que roza lo lisérgico (casi como todo su cine) y que en el fondo tiene bien marcadas sus intenciones, aunque tenga ciertos momentos incómodos en los que uno no sabe realmente si la propia película sabe hacia donde va o qué es lo que quiere contar.

Men, como su propio título indica, tiene al hombre como eje principal en una historia protagonizada, curiosamente, por una mujer (una espléndida y al mismo tiempo frágil Jessie Buckley). Armada con un potente mensaje, la cinta se toma su tiempo para contarnos lo que quiere contar. Hasta, más o menos la mitad del ejercicio, todo es bastante… ¿comprensible?, y bastante interesante. Pero es en los momentos finales cuando se torna excesiva, hasta confusa… marca de la casa Garland.

Jessie Buckley.

Harper sufre en sus carnes un viaje absolutamente dramático, desde su separación, hasta los momentos finales, donde todo parece una pesadilla, con el nexo del género masculino como eje principal. Garland, para que todo esto sea algo más digerible, lo adorna con un halo de misterio que roza el llamado terror psicológico, dotando a la cinta de un tono desasosegante pero interesante al mismo tiempo.

Llama poderosamente la atención la interpretación de Rory Kinnear, interpretando prácticamente a todos los hombres que aparecen en la película, gracias a un notable maquillaje o al uso de efectos digitales, pero sobre todo por su interpretación. Kinnear logra transmitir muchas intenciones y emociones y es el complemento perfecto para Buckley en este particular viaje hacia su particular infierno.

El mensaje de Men es bastante claro y contundente. Un personaje, lleno de traumas, de culpa, decide tratar de superarlos, pero es difícil cuando uno mismo forma parte de ese drama o incluso de esa culpa (tampoco se postula demasiado la película porque no quiere). La protagonista atraviesa una especie de túnel en el que todos los hombres la parecen igual, recela de ellos y se enfrenta de distintas maneras.

Una película que, como todo lo que hace Garland, no deja indiferente, pero también requiere mucha atención del espectador, ya no sólo por su ritmo sino por todo lo que tiene y por cómo lo cuenta. Una pena que los excesos de Garland le lleven, como en otras ocasiones, a un desenlace excesivo y hasta pretencioso. Por lo demás, poco de lo que quejarse.

Interesante aunque no exenta de los habituales excesos de su director.
6

+Info
Dirección
Alex Garland
Guion
Alex Garland
Dirección de fotografía
Rob Hardy
Música
Geoff Barrow, Ben Salisbury
Montaje
Jake Roberts
Formato
1.85:1
Nacionalidad
USA, Reino Unido
Duración
110 minutos
Distribución
Vértice360
En la red

''
Te puede interesar