Antlers: Criatura oscura

Antlers: Criatura oscura

Antlers | 2021
19 de diciembre de 2021
En un pequeño pueblo de Oregon, una profesora comienza a preocuparse por uno de sus alumnos. Junto a su hermano, descubrirá que el niño tiene un oscuro secreto que podría poner en peligro a todo el pueblo.

Bajo la producción de Guillermo del Toro y David S. Goyer, el director Scott Cooper nos trae Antlers: Criatura oscura, una producción que mezcla el terror y el suspense, todo ello en un escenario tenue, nublado… un buen empaque en general, para una cinta que no termina de ser redonda, a pesar de sus buenas formas.

Como casi todo el cine que dirige Guillermo del Toro, Antlers: Criatura oscura se mueve también por tres terrenos: el terror, el drama y el suspense. Es una combinación que, en manos de buenos realizadores, suele tener unos resultados bastante interesantes, pero Cooper no parece haber sabido combinarlos de forma acertada y la película, a pesar de tener buen empaque, termina resultando aburrida en muchos pasajes.

Y es que su principal defecto es el ritmo, un tanto irregular. Prácticamente la película arranca a los 40 minutos (arranca, me refiero a que empieza a resultar interesante), y uno tiene la sensación de que hay demasiada ‘morralla’ al principio. Una vez planteado todo (con demasiada calma), el resto ciertamente va solo.

Jeremy T. Thomas y Keri Russell.

Y eso que la historia que plantea está bien, resulta interesante y genera interés, pero el lastre de tener un empiece muy lento, puede conseguir incluso que desconectes. La trama, como digo, a pesar de resultar interesante, tampoco se molesta en generar muchas sorpresas y la película va abocada hacia un desenlace un tanto previsible y tópico.

La fuerza de Antlers: Criatura oscura radica sobre todo en su continente. Tiene una maravillosa fotografía, un escenario envidiable (ese pueblo casi asolado por la crisis, edificios abandonados, una neblina en el ambiente, la lluvia, se respira humedad…) y a nivel interpretativo está correcta. Los efectos especiales, a pesar de contar con algo de CGI salvan en ocasiones algunas escenas.

Aún no tratándose de una película redonda, la cinta ahonda en temas como la niñez, la madurez, el ‘bullying’, el dolor o la inocencia, todos ellos dentro de una historia que además añade leyendas e historias que se han transmitido con el paso del tiempo de generación en generación.

En cuanto al drama, viniendo de Guillermo del Toro, era de esperar la presencia de niños. Y es que el mexicano suele introducir casi siempre este elemento en sus películas o guiones. Aquí, el protagonista absoluto recae en un niño (el pequeño Jeremy T. Thomas) que retrata diversos problemas, y que nos proporciona una buena interpretación, al lado de nombres más conocidos como el de Keri Russell, Graham Greene o Amy Madigan.

Una película que no es redonda, que tiene una buena factura y que incluso resulta interesante, pero que desgraciadamente tiene pasajes algo plúmbeos y un ritmo irregular que, en muchas ocasiones, nos hace desconectar de ella.

El ritmo de la película te hace desconectar de ella varias veces.
5

+Info
Dirección
Scott Cooper
Guion
(sobre el relato corto de Nick Antosca)
Henry Chaisson, Nick Antosca, Scott Cooper
Dirección de fotografía
Florian Hoffmeister
Música
Javier Navarrete
Montaje
Dylan Tichenor
Formato
1.85:1
Nacionalidad
USA, México, Canadá
Duración
99 minutos
Distribución
20th Century Fox
En la red

''
Te puede interesar